miércoles, 8 de agosto de 2012

Aprendizaje Acelerado



El Aprendizaje Acelerado es una metodología de facilitación que permite la asimilación más fácil, rápida y efectiva del conocimiento, así como su retención durante mayor tiempo en la memoria. El Aprendizaje Acelerado ha demostrado resultados muy superiores en términos del aprendizaje producido, en comparación con otras técnicas.
El Aprendizaje Acelerado se fundamenta en la premisa de que podemos aprender con una eficacia varias veces superior a la que se considera como normal, si podemos eliminar las barreras que nosotros mismos nos imponemos. Cada aspecto de la metodología está orientado a crear una atmósfera en donde el Socio de Aprendizaje, construya más y más confianza en sus propias capacidades y paralelamente, reducir al mínimo las distracciones tanto internas como externas.
Para propiciar ese entorno óptimo de aprendizaje, el Aprendizaje Acelerado se vale de diversos recursos para la estimulación multisensorial de la persona, tales como el uso de olores agradables en el ambiente, música especializada, colores, imágenes y gráficas para reforzar los mensajes, ejercicios de activación cerebro - corporal, sabores inesperados, contacto físico suave frecuente y otros.
Asimismo, se utilizan distintos métodos de facilitación y presentación de contenido, poniendo mucho énfasis en la participación, a través del trabajo en equipo y la discusión dirigida, dentro de un marco de libertad, armonía y diversión. En el Aprendizaje Acelerado tu involucración activa es fundamental y trataremos de incentivarla en todo momento.
              La Técnica de Aprendizaje Acelerado, aplicada en la facilitación del Proceso de Aprendizaje Gerencial Proactivo.

Experiencia de Aprendizaje (EDA): Toda actividad donde existe un intercambio de información, dentro de un marco de aprendizaje: cursos, talleres, charlas, seminarios, etc.

Socio de Aprendizaje (SDA): Toda persona que actúe como participante de una EDA.

Facilitador: Denominado antiguamente "Instructor", es aquella persona que coordina la EDA y comparte con el SDA, el Proceso de Aprendizaje.

Base Conceptual.

La era de la “educación bancaria”, señalada y criticada por Paulo Freire, basada en el supuesto de que la relación pedagógica se realizaba cuando un sujeto pasivo recibía el conocimiento y otro decidía que dar y cómo darlo, definitivamente está llegando a su fin. 
Conocimientos derivados de la neurociencia, la psicología del aprendizaje, la comunicación humana, han facilitado un cambio radical en la conducción del proceso de enseñanza-aprendizaje. Para la historia han quedado los docentes que aplican estrategias metodológicas que inmovilizan las audiencias y que las inducen a asumir comportamientos pasivos y disciplinados, que nos dejó la influencia de los principios del funcionamiento fabril, que tuvo su origen en la revolución industrial.
Aunque todavía presente en la sociedad del conocimiento, es evidente el desplazamiento del paradigma tradicional de enseñanza por el paradigma del aprendizaje constructivista-humanista, que incorpora en la relación didáctica principios de Aprendizaje Acelerado, de creatividad, de estimulación multisensorial y de Programación Neurolingüística, en la formación de Facilitadores de Aprendizaje.
Las organizaciones están sometidas a distintos cambios y las exigencias actuales han añadido mayor complejidad al proceso de capacitación y desarrollo del personal. Nuevos conocimientos y nuevas estrategias en este campo reclaman de los formadores y facilitadores el dominio de competencias, que permitan potenciar la capacidad de los individuos en breve tiempo. En el campo de la Formación de Facilitadores para la educación en el adiestramiento y en cualquier otro contexto educativo, los nuevos paradigmas han hecho que el binomio tradicional “participante” - “instructor” de un curso, transite de la pasividad a la actividad; del aburrimiento a la diversión;  de la estimación del coeficiente intelectual a la estimulación de las inteligencias múltiples; de la consideración del canal visual y del auditivo a la estimulación multisensorial, como aplicaciones dinámicas que potencian la capacidad de aprendizaje individual y grupal. Comprender esta nueva realidad y asumir nuevas maneras de compartir conocimiento, es el nuevo reto didáctico, a riesgo de quedar estancado en prácticas pedagógicas tradicionales ineficientes.
Este enfoque holístico en esencia, donde se integran múltiples corrientes y nuevos conocimientos, para orientar el proceso de aprendizaje, no sólo incorpora novedosas estrategias metodológicas para orientar el proceso de aprendizaje; además,  reconoce la forma de aprender del adulto, quien es actor fundamental en la construcción de su conocimiento. Esta es la plataforma teórica que hemos elegido para el desarrollo del presente Curso de Formación de Facilitadores. Se consideran entre otros los planteamientos de Bobbi DePorter, Howard Gardner, Roger Sperry, Bill Potter, Robert Pike, Tom Japp, Donald Schuster y Mauro Rodríguez Estrada, así como en la experiencia de los Facilitadores en procesos de aprendizaje de adultos en varios países de América, Asia y Europa.
Esta Experiencia de Aprendizaje es de carácter práctico-teórico; partimos del principio de actividad; es decir, el aprendizaje se da más intensamente cuando hacemos y reflexionamos. Está diseñada para ser administrada a profesionales y técnicos de distintas disciplinas, interesados en desempeñar el rol de Facilitador de Aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada